Los participantes en el IDEM ‘el oasis del educador’ abren su corazón a la Provincia

Termina el curso académico y también con él los numerosos programas que la Provincia Marista Compostela ofrece a distintos grupos. Hoy nos detenemos en el Itinerario de Espiritualidad Marista (IDEM) ‘el oasis del educador’ y en los participantes de la edición de 2013-2014. El grupo de hermanos y laicos que ha participado en esta edición abre su corazón y varios de sus miembros comparten su experiencia contigo:

 

La vida nos dispersa, las mil y una ocupaciones, la mil y una preocupaciones, todos nuestros miedos, nuestras interioridades, nuestras ansiedades… se mezclan y se juntan en nuestra mente con nuestros anhelos, con nuestros sueños, con nuestros proyectos… y así hasta formar una masa confusa donde todo está mezclado, donde todo se confunde…

Necesitamos parar, detenernos, serenarnos…

Respirar hondo, mirar hacia nuestro interior y preguntarnos: ¿quién soy? ¿qué quiero? Y sobre todo ¿hacia dónde voy? ¿Qué quiero hacer con mi vida?

A lo largo de estos tres encuentros en el “oasis del educador”, se nos ha dado esta oportunidad. Ya el nombre del curso era muy atractivo y prometedor, “oasis”, un lugar para el descanso, para reponer fuerzas, para saciar nuestra sed.

El curso ha sido todo eso y mucho más. Ha sido un espacio para detenernos y mirar hacia nuestro interior, cada uno hacia sí mismo pero siempre en compañía, nunca nos hemos sentido solos,  hemos sentido y vivido la presencia vibrante de otros compañeros que, a pesar de no conocernos, a pesar de no hablar el mismo idioma, siempre han estado a nuestro lado, sintiéndonos extraordinariamente cerca y unidos, porque el lenguaje de los sentimientos es universal.

Ojalá todos hayamos descubierto nuestro camino, ojalá todos salgamos con la idea clara de qué queremos hacer con nuestra vida, de cómo queremos que sea. Desde luego este curso, sin duda nos ha ayudado a dar un paso hacia delante.

¡Gracias a todos los que lo habéis hecho posible!

Fabiola Presa

 

En IDEM “Oasis del educador” desperté para encontrarme conmigo, darme tiempo, prestar atención e importancia a mis valores, creencias y sueños, son uno mismo, junto con la vida que le dan sentido. A partir del reconocimiento del sentido, puedo elegir el camino y ser consciente de la alegría, simplemente.

Me di cuenta, también, que el sentido buscado y será encontrado y modificado envolviendo con la experiencia de la vida, manteniendo su corazón, mi ser más profundo, y que no vale nada si no desenvuelto para el encuentro con el otro. Me encuentro para darme y encontrarme con los otros. Como decía el poeta: “la vida es el arte del encuentro” (Vinicius Moraes)

Luis Promo Magallahes

 

Para mí estos tres encuentros han sido un “lujo” y a pesar del esfuerzo de viajar y sacrificar 2 fines de semana, el resultado ha merecido la pena.

A nivel personal han supuesto encontrar momentos para dedicarme a mí misma. También me han dado pistas para reflexionar una vez más sobre el sentido de mi vida.

A nivel grupal me he sentido muy a gusto y con libertad para compartir hasta donde yo he querido. En general me llevo reflexiones muy interesantes sobre mi vida que me pueden ayudar a conocerme y aceptarme. Me alegro mucho de haber participado y me siento muy agradecida con todo el equipo por lo bien que lo habéis preparado y lo bien que nos habéis cuidado con multitud de detalles.

Anónimo

 

Este IDEM ha servido para pararme y dedicar un tiempo a traer a la memoria y sobre todo a escribir acerca de los miedos y como fui superando muchos de ellos.

Lo que me produce una mayor seguridad a la hora de tener que luchar contra nuevos miedos.

Me ha servido también para ver como he conseguido el restar importancia a los mismos.

Anónimo

 

Nos conocimos en un amanecer.

Me diste tu mano y serviste de apoyo a mi caminar.

Abriste mis ojos ante posibilidades de encontrar mi camino en la vida.

¿De dónde vengo?¿quién soy?¿cómo soy?¿cómo me siento?

Cada uno tiene su ritmo, su canción-vocación en su interior. No te mueras con la música dentro; aunque seas una lista andante de cosas por hacer. Abre las puertas en tu vida.

Recuerda las personas que han marcado tu historia, las experiencias que te han ayudado a crecer.

Aquí he conocido en paz y tranquilidad nuevas personas, salí del ruido y la rutina, contando verdades que parecen mentiras, sintiendo a los demás. ¿Cómo? En silencio y lugares de descanso, puntos de encuentro y espacios para acercarnos a Dios.

Salvando al niño interior… ¡Qué mayor me he hecho! Puse nombre a situaciones, manejé las emociones que todos llevamos en el corazón. Expresando con libertad los elementos que generan más vida en mí.

Derribando las barreras que construimos las personas dando vuelta a las ideas en nuestro cerebro. 

La vida es un conjunto de experiencias para gozar, no para sobrevivir, Dios nos ha proporcionado unos valores y creencias para conocer nuestro camino de libertad para ser lo que somos; esa fuerza vital que es el fondo de todo lo que es Jesús y Abba (Padre).

El señor y la buena madre han guiado nuestros pasos y nos han dado oportunidad, fuerza, alegría e ilusión.

Señor, de la despedida y del silencio gris de la caída de la tarde…, recibe el saludo de esperanza que aún no muere en mi corazón roto, que te devuelve el tiempo y los talentos.

Alipio

 

El contacto con este grupo ha sido maravilloso y una suerte para mejorar mi vida.

La meditación me hace hablar en silencio. La conversación me da paz y tranquilidad. La interacción entre las personas sirve para dar sentido a las cosas. Los gestos, cuando se dan y reciben, hacen construir personas.

Vivir el presente trae como consecuencia llevar con ilusión y generosidad el trabajo en mi colegio con aportaciones solidarias, deportivas, académicas…

¿Qué hago en este IDEM? Formarme como persona. Implicarme en la misión marista. Sembrar esperanza en una familia común marista. Contagiar a los alumnos con los conocimientos adquiridos. Encontrar ¿quién sabe? Lo que necesito. Olvidar las preocupaciones. 

Ángel

 

El curso no es aburrido, al revés, divertido y ameno. Agradable por las personas que lo imparten. Actividades cortas y participativas. Es un curso hecho con cabeza. Se reparten bien los contenidos con las horas de programación.

Nos ha tocado la lotería de la vida por venir a este curso, porque nos ha tocado el banco del amor.

Ángel

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s